¿Qué es la cuperosis?

Habrás observado que algunas personas tienen en su rostro o escote un enrojecimiento, como una red superficial de venitas, irritaciones y capilares dilatados, en forma de filamentos, sobre todo en los pómulos y las aletas de la nariz, en tonalidades rojizas o púrpuras.

Cualquier persona puede presentar esas pequeñas venitas en la cara en algún momento de su vida, pero suele ser un hecho temporal que pasa con la llegada de temperaturas templadas, una hidratación correcta de la zona afectada y el uso de cremas para pieles sensibles.

Cuando no se dan de manera puntual, producidas por el mencionado frío, esas dilataciones capilares son una dolencia estética denominada cuperosis, más frecuente en personas de piel clara, fina y sensible.

Si se extienden en zonas amplias, como una red, se denominan arañas vasculares, y afectan más mujeres que a hombres, normalmente asociado a una predisposición genética y a que ese tipo de piel es más sensible y reactiva, con lo que se aprecia más en esas personas.

Está muy relacionada con la circulación sanguínea y la dilatación de los vasos en zonas en las que esas venitas están más cerca de la superficie.

Si la cuperosis está además unida a la presencia de pequeños granos o durezas, se llama rosácea y en este caso requerirá además un tratamiento farmacológico asociado, ya que la mitad de las personas que padecen rosácea suelen desarrollar problemas oculares como sequedad, visión borrosa o párpados inflamados.

Nuestra piel suele ser el escaparate de los que nos ocurre internamente, por lo que una alimentación sana, no fumar, controlar el estrés y hacer ejercicio pueden ayudar a prevenir brotes repentinos de cuperosis. Del mismo modo, es esencial una correcta higiene facial y el uso de productos hidratantes y protectores frente a los agentes externos.

En realidad la cuperosis como tal es una afección principalmente estética, que no puede evitarse pero puede prevenirse y eliminarse o al menos reducirse con algunos tratamientos estéticos.

La cuperosis y las arañas vasculares pueden eliminarse con Láser Vascular Neodimio-Yag y con Luz Pulsada Intensa (IPL), ya que la tecnología láser es a día de hoy la opción más ventajosa, porque permite coagular de forma selectiva y concreta, con la intensidad adecuada, aquellos capilares dilatados sin dañar la piel.

En la clínica Bruselas de Madrid contamos con la mejor tecnología del mercado para hacer frente a la cuperosis y las arañas vasculares y para que tu piel recupere un aspecto saludable y bello.

Pide una consulta en el teléfono 91 726 43 52 y nuestro equipo médico estudiará cuál es el mejor método para que tu rostro y tu escote vuelvan a lucir en todo su esplendor.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información