Medicina estética oncológica

Los tratamientos contra el cáncer son muy duros en muchos casos y llevan asociados ciertos cambios anatómicos. Solo hay que pensar, por ejemplo, en el cáncer de mama, que suele venir acompañado de la extirpación parcial o total de uno o ambos pechos.

En casos como este entra en juego la estética oncológica, una disciplina joven pero muy interesante. Su objetivo es minimizar estos cambios desde una perspectiva multidisciplinar con el objetivo de reducir los efectos adversos en la autoestima y la confianza del paciente. Unos beneficios que se traducen en una mejor calidad de vida en el futuro.

Actualmente, los tratamientos previstos para luchar contra el cáncer tienen muchos efectos secundarios como la caída del cabello, la aparición de manchas en la piel o la fotosensibilidad derivada de las sesiones de quimioterapia y radioterapia, entre otros. Problemas a los que hay que sumar las cicatrices quirúrgicas, que muchas veces conllevan la extirpación total o parcial de un determinado órgano.

En este sentido, la unidad de estética en el paciente oncológico de Clínica Bruselas actúa en base a la clasificación realizada de los diferentes tipos de efectos secundarios.

¿Qué especialidades abarca la medicina estética oncológica?

Como dijimos anteriormente, la estética oncológica tiene carácter multidisciplinar. En concreto, se desarrolla a partir de las siguientes unidades médicas: unidad de tricología (capilar), unidad de dermatología, unidad estética facial y unidad de estética corporal.

En definitiva, la medicina estética oncológica tiene una importancia capital a la hora de que el paciente de cáncer recobre su autoestima y pueda desarrollar una vida normal. Si quieres saber más, ponte en contacto con nuestra clínica. Nos encontramos en Madrid y la primera cita es gratuita. También te ofrecemos distintas opciones de financiación según tus necesidades.

 

Pida más información

Complete el cuestionario y nuestros expertos se pondrán en contacto con usted para resolver sus dudas.

"*" señala los campos obligatorios

¿A qué hora tienes disponibilidad?
Consentimiento*

Preguntas frecuentes

En esta sección encontrarás todo lo que necesitas saber sobre Medicina estética oncológica. Para solicitar más información, contacta con nosotros en el formulario de esta página.

¿Qué es la medicina estética oncológica?

La medicina estética oncológica es una disciplina que trata dichos efectos secundarios desde la perspectiva de mitigar los problemas para la autoestima de los pacientes. Es decir, abarca una perspectiva psicológica y no exclusivamente física. Muchos de ellos consideran que la recuperación de su imagen es clave para integrarse socialmente y devolver su vida a la normalidad.

¿Cuáles son los diferentes tipos de efectos secundarios?

  • A corto plazo. Hablamos, en concreto, de la alopecia, la pérdida de peso y el deterioro de las uñas. La medicina estética oncológica prevé una serie de tratamientos cutáneos y nutricionales con los que preparar al organismo para su aparición.
  • A largo plazo. Es el caso de la esterilidad o las pérdidas de memoria, así como de las cicatrices quirúrgicas. Por ejemplo, aquí podríamos hablar de la colocación de implantes.
  • Retardados. Hay problemas psicológicos y físicos (toxicidad cardíaca, desequilibrios hormonales y metabólicos o, incluso, la aparición de nuevos tumores) que pueden aparecer muchos años después del tratamiento.

Unidad de tricología

Es aquella que se centra en el estudio del cabello y el cuero cabelludo. Sin duda, su caída como consecuencia del tratamiento del cáncer es el efecto secundario que más negativamente afecta a los pacientes. Puede producirse lentamente o de forma brusca, así como limitarse a la cabeza o afectar al resto del cuerpo.

Además, una vez superado el tratamiento, el pelo y el vello corporal pueden sufrir cambios en términos de color y textura. Un especialista será el encargado de asesorar al paciente acerca de cuál es su mejor opción (turbantes, prótesis capilares, injertos, etc.).

Unidad de dermatología

Además del pelo, la piel y las uñas experimentan la mayoría de efectos secundarios derivados de la quimioterapia y demás tratamientos contra el cáncer. No olvidemos que, además, esta es la principal barrera protectora del organismo, por lo que su cuidado es esencial.

La radiodermitis aguda o crónica es el problema cutáneo más habitual entre las personas que se someten a radioterapia. De hecho, suele aparecer en un plazo de 7-10 días en el 90 % de los pacientes. Se caracteriza por la aparición de eritemas, descamaciones y, en los peores casos, ulceraciones y necrosis.

Unidad de estética facial

El rostro expresa de forma especial los efectos secundarios del tratamiento oncológico. De hecho, no es extraño que los pacientes soliciten tratamientos estéticos faciales que les ayuden a recobrar el aspecto que tenían antes de ser diagnosticados de cáncer.

El tratamiento estético debe ser siempre determinado por un profesional que tenga en cuenta la historia clínica completa del paciente y su estado inmunológico. En base a esta información, puede determinar la idoneidad o no de aumentar el volumen de los labios, corregir las ojeras o disminuir la apariencia de las arrugas mediante bótox.

Unidad de estética corporal

Una unidad cuyo propósito es similar al anterior, pero con el foco puesto en el resto del cuerpo. Las técnicas de mesoterapia, radiofrecuencia o criolipólisis son muy habituales a la hora de reafirmar la piel, eliminar las manchas o combatir la celulitis.

Otras unidades

Más allá de las cuatro unidades de estética oncológica citadas anteriormente, debemos hablar también de la enfocada en la nutrición. Su propósito es combatir el sobrepeso o la desnutrición en aquellos pacientes que la sufren tras terminar el tratamiento.

También hay disponibles unidades de láser destinadas a eliminar las manchas cutáneas, así como de rehabilitación. No olvidemos que muchos pacientes presentan edemas en las extremidades que necesitan tratamiento.

La última unidad de la que queremos hablar es la de cirugía plástica. Otoplastias, rinoplastias y mamoplastias son especialmente habituales y recomendables para recobrar la autoestima de los pacientes.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted
más información