Rinoplastia ultrasónica

La rinoplastia ultrasónica es una técnica revolucionaria que se ha convertido en el método preferido de los cirujanos de alto nivel para remodelar el hueso de la nariz y corregir sus asimetrías e irregularidades con precisión y sin dolor. 

Este nuevo tratamiento, que es capaz de ofrecer resultados en tan sólo 7 días, reduce de forma considerable las molestias y dolores derivados de la rinoplastia tradicional, siendo un procedimiento perfecto para aquellos pacientes que no deseen recurrir a técnicas invasivas.

Si estás interesado en este tratamiento y tienes dudas, puedes solicitar una primera consulta gratuita con nuestro equipo rellenando el formulario de esta página. En Clínica Bruselas, ubicada en Madrid, contamos con diversas formulas de financiación adaptadas a tus necesidades.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información
Icono de un reloj

Tiempo de intervención

La duración de la intervención es aproximadamente de 1 hora y media.

Icono de un hospital

Anestesia

La intervención necesita anestesia general.

Icono de una tirita

Hospitalización

La intervención de rinoplastia por ultrasonidos es ambulatoria.

Icono de una libreta y un boli

Resultados

Los resultados serán visibles transcurridos 7 días desde la intervención.

Icono de un cronómetro

Recuperación

La inflamación es mínima y disminuye paulatinamente momentos después de la operación. El paciente podrá recuperar su rutina habitual en tan sólo 24h.

Pida más información

Complete el cuestionario y nuestros expertos se pondrán en contacto con usted para resolver sus dudas.

Preguntas frecuentes

En esta sección encontrarás todo lo que necesitas saber sobre Rinoplastia ultrasónica. Para solicitar más información, contacta con nosotros en el formulario de esta página.

¿Qué es una rinoplastia ultrasónica y para qué sirve?

Gran precisión, reducción de moratones e hinchazón, mayor seguridad, y un proceso de recuperación rápido, son solo algunos de los beneficios más notables de la rinoplastia ultrasónica.

La técnica, cada día más popular entre nuestros pacientes, emplea ultrasonidos para limar el hueso y romperlo de forma milimétrica. A diferencia de la rinoplastia tradicional, que requiere del uso de pequeños cinceles y un martillo para remodelar los huesos nasales, la rinoplastia por ultrasonidos resulta menos agresiva, y permite evitar la fractura de los huesos mientras se respetan los tejidos que los rodean. Gracias a esto, los cuidados postoperatorios son muy sencillos e indoloros, pudiendo apreciarse los resultados finales de la intervención en muy poco tiempo. 

Esta cirugía está indicada para:

  • Modificar el tamaño de la nariz
  • Aumentar o reducir la raíz nasal
  • Corregir desviaciones del tabique nasal
  • Modificar la punta de la nariz
  • Cambiar la posición de la nariz
  • Reparar daños debido a traumatismos
  • Contrarrestar algunos problemas respiratorios

¿En qué se diferencia la rinoplastia ultrasónica de la rinoplastia tradicional?

En la rinoplastia tradicional, se recurre a la fractura sistemática de huesos con cinceles para el remodelado de la nariz. Estos traumatismos provocan en el organismo diferentes reacciones que vienen acompañadas por sangrados, hematomas y edemas dolorosos que tardan al menos 15 días en desaparecer.

Pero con el método ultrasónico, el cincel se pone a un lado, abriéndole paso al el bisturí piezoeléctrico o aspirador ultrasónico de hueso, una herramienta que funciona con ondas sonoras y que permite hacer pequeños cortes, limados y fracturas controladas sin lesionar las membranas o el tejido blando. De esta forma, se obtiene un resultado armónico y simétrico sin recurrir a la rotura de huesos y traumas que, usualmente, conllevan a sangrados y moretones de magnitud.

Además, la técnica es lo suficientemente precisa como para que el médico pueda alcanzar la apariencia deseada con facilidad, lo que reduce los signos presentes en el postoperatorio, incluso llegando a evitar que el paciente necesite algún retoque en el futuro. La precisión con la que opera este procedimiento, garantiza la consecución de unos resultados mucho más perfectos que la rinoplastia tradicional.

Beneficios de una rinoplastia ultrasónica

Los beneficios de la rinoplastia ultrasónica son variados:

  • Permite realizar desde las remodelaciones más difíciles con seguridad, incluso sobre estructuras óseas delicadas o frágiles.
  • Con esta técnica se logra una apariencia natural, ya que el bisturí ultrasónico permite al cirujano esculpir el diseño de la nariz, pulir el hueso y controlar los cortes hasta alcanzar la simetría y forma deseada con rigurosidad.
  • No se recurre a la fractura de huesos, por lo que se experimenta poco dolor en el postoperatorio.
  • Se disminuye la presencia de sangrado, inflamación y moretones propios de las cirugías de rinoplastia clásica.
  • La reincorporación del paciente a su vida laboral y a la rutina diaria es más rápida que con el método convencional.
  • Se reduce la necesidad de retoques en el futuro, puesto que en una sola intervención quirúrgica se logra el efecto buscado.

¿Cómo es el procedimiento de una rinoplastia con ultrasonidos?

Previamente a la realización de la rinoplastia, nuestros expertos llevarán a cabo un análisis prequirúrgico del caso con la intención de abordar los objetivos del paciente y adecuarlos a su estructura ósea. De este modo, garantizamos la consecución de unos resultados óptimos y naturales, armoniosos con el resto de las facciones, pudiendo prever cómo se verá la nariz después de la recuperación.

La intervención se efectuará en el quirófano y, dependiendo del caso, podrá tener una duración de entre dos a tres horas. Durante el proceso, el paciente permanecerá dormido con anestesia general, a fin de garantizar su comodidad. 

El instrumental utilizado en la intervención es altamente sofisticado, desarrollado en sus inicios para el corte de huesos en cirugías cerebrales, por lo que permite una alta precisión en todo el proceso. Así, nuestros profesionales realizarán un limado milimétrico de los huesos nasales, remodelando la nariz de forma precisa hasta darle el aspecto deseado. 

El bisturí piezoeléctrico no daña los vasos sanguíneos, ni los tejidos blandos, por lo que se reducen las inflamaciones y se evita el uso de tapones.

Una vez finalizada la operación, se coloca un vendaje sobre el dorso nasal y una férula que se adapta a la nueva forma de la nariz y garantiza la seguridad de la zona.

Cuidados postoperatorios tras una rinoplastia ultrasónica

Dado que se trata de una operación con tecnología avanzada, el paciente podrá regresar a su casa el mismo día, tras la desaparición de los efectos de la anestesia.

La pequeña inflamación que se produce en la zona circundante a la nariz comenzará a disminuir posteriormente a las 48 horas de la intervención. No obstante, el paciente podrá continuar con su rutina de manera tranquila durante un par de semanas. Esto quiere decir que puede reincorporarse a su vida laboral, aunque deba llevar el vendaje nasal durante ese período. La férula nasal se retirará cuando hayan pasado -al menos- 5 días desde la operación. Cualquier vendaje adicional dependerá de la condición de la piel del paciente y su proceso de inflamación, entre otros.

La cura consiste además, en retirar los residuos resultantes de la cicatrización se forman en la base de la nariz. Para ello es necesario sumergir un bastoncillo con algodón en agua oxigenada e introducirlo en cada fosa nasal, realizando movimientos giratorios con mucha delicadeza. Seguidamente, se debe tomar otro bastoncillo y utilizar un desinfectante adecuado, realizando los mismos movimientos en las fosas nasales y en los puntos. Durante los meses subsiguientes será necesario utilizar suero fisiológico para hacer lavados suaves, a fin de mantener la zona nasal hidratada. Los puntos de sutura y la férula se remueven al cabo de una semana. Otro de los cuidados consiste en esperar al menos tres semanas antes de llevar a cabo ejercicios físicos intensos.

Otras recomendaciones complementarias son:

  • Evitar el consumo de alimentos que propicien la inflamación y retención de líquidos y aumentar la ingesta de aquellos con efectos diuréticos.
  • No ponerse gafas ni realizar entrenamiento o actividad física intensa hasta que el especialista no lo autorice.

Reincorporación a las actividades habituales

El postoperatorio de la rinoplastia con ultrasonidos produce muy pocos inconvenientes para el paciente. Al tratarse de una intervención poco invasiva y menos traumática que la tradicional, las personas que se han sometido a ella apenas perciben algunas molestias, pudiendo reincorporarse a sus actividades habituales con rapidez:

  • Trabajos secundarios: reincorporación tras 48 horas. 
  • Trabajos físicos: reincorporación tras 7 días. 
  • Actividad física leve: reincorporación tras 7 días. 
  • Actividad física intensa: deberá autorizarla el cirujano.

Rinoplastia ultrasónica en Madrid

Si estás interesado en recibir más información sobre la rinoplastia ultrasónica, puedes contactar con nuestro equipo en el formulario que encontrarás en esta página. Nos pondremos en contacto contigo con la mayor brevedad posible para asesorarte y estudiar tu caso. 

También puedes visitarnos en nuestra clínica de cirugía estética en Madrid. Solicita ya tu primera consulta gratuita y consigue los resultados que estabas esperando.

En Clínica Bruselas damos gran importancia a los testimonios y resultados de los clientes, por eso le damos el valor y visibilidad que se merecen. ¿Quiere se el próximo?

Pedir cita