Dieta proteica

La mayoría de pacientes define la dieta proteica personalizada como “fácil” de llevar, ya que han obtenido grandes resultados y les ha proporcionado grandes satisfacciones.

La dieta alta en proteinas la usamos como estrategia temporal para una pérdida de peso y de grasa. Es importante hacer la vuelta a nuestra alimentación al finalizar esta dieta de manera adecuada y con un seguimiento nutricional para asegurarnos no tener efecto rebote y resultados a la larga.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información

Pida más información

Complete el cuestionario y nuestros expertos se pondrán en contacto con usted para resolver sus dudas.

Preguntas frecuentes

En esta sección encontrarás todo lo que necesitas saber sobre Dieta proteica. Para solicitar más información, contacta con nosotros en el formulario de esta página.

¿Cómo funciona la dieta proteica?

La dieta proteica consiste en aumentar el porcentaje de proteínas y disminuir por tanto la tasa de hidratos de carbono (glúcidos) y de grasas (lípidos). No consiste por lo tanto en eliminar por completo estos dos últimos nutrientes ya que no sería saludable y podría acarrearnos problemas. Se trata de ingerir fuentes de hidratos de carbono con un índice y carga glucémica bajita y grasas, exclusivamente saludables.

Al ingerir poca cantidad de hidratos y grasas, el organismo se ve “obligado” a funcionar con nuestras reservas quemando así los depósitos de grasa de nuestro organismo.

¿Suplementación?

Podemos usar suplementos de proteínas o tomar este nutriente exclusivamente de la alimentación. Y debido a la reducción de hidratos de carbono y, por lo tanto, de fibra a veces que necesitamos apoyarnos en suplementos que nos ayuden a ir al baño.

¿Qué tipo de alimentación se emplea en una dieta alta en proteinas?

En la dieta proteica, menús se plantean con un tercio de proteínas y dos tercios de verduras en cada comida.

Incluyen carnes de todo tipo (ternera, pollo, pavo, conejo, cordero, etc.), pescados (salmón, atún, lubina, merluza, etc.) y verduras (berenjenas, calabacines, zanahoria, espinaca, alcachofa, judía verde, etc).

Además están incluidos los huevos, las frutas, los lácteos (con 0% materia grasa, desnatados y frescos), el aceite de oliva y los frutos secos en crudo sin procesar.

Consumir proteínas a diario y por tiempo prolongado produce en nuestro cuerpo una situación metabólica que se llama cetosis.

Esto hace que nuestro cuerpo busque como fuente principal de energía la grasa corporal y se produce la llamada cetónica, que hace que la pérdida de peso que genere nuestro metabolismo sea rápida e instantánea.

Esta dieta se realiza de forma personalizada y adaptada a los gustos de cada persona.

Por ello, en la Clínica Bruselas le recomendamos que pida una cita personalizada en Nuestro Centro para una mejor información sobre esta dieta, y nuestros doctores estarán encantados de resolver todas sus dudas y podrán valorarle y aconsejarle. Venga a vernos y le informaremos sin compromiso.

En Clínica Bruselas damos gran importancia a los testimonios y resultados de los clientes, por eso le damos el valor y visibilidad que se merecen. ¿Quiere se el próximo?

Pedir cita