Tu mirada, descansada y rejuvenecida

Durante la pandemia estamos notando más que nunca que la mirada es el espejo del alma, y que cuando nos tapamos la parte inferior del rostro toda la atención se centra en nuestros ojos. Quizás por ello ha habido un aumento de la demanda de tratamientos de belleza y rejuvenecimiento en el tercio superior facial, sobre todo en lo que tiene que ver con las ojeras y la caída de párpados.

A partir de una edad las ojeras son inevitables, y por ello se buscan tratamientos e intervenciones que puedan devolver la frescura y la juventud a tu mirada, recuperando el volumen perdido, rellenando las zonas deprimidas, unificando el tono y elevando la piel desprendida.

¿Cómo? Una vez más, todo depende del punto de partida del estado de los ojos de cada paciente y de lo que desea conseguir.

Uno de los tratamientos más realizados es la infiltración de ácido hialurónico, que no sólo redensifica la zona y la rellena, sino que por su propia esencia hace que el mismo organismo favorezca la nutrición y la hidratación.

Para quien desea o necesita un tratamiento más drástico, el equipo médico ha de valorar si es aconsejable una blefaroplastia, que consiste en eliminar piel sobrante de los párpados, superior, inferior o ambos, mediante un procedimiento mínimamente invasivo que permite el rejuvenecimiento del contorno ocular completo.

La blefaroplastia puede combinarse además con la eliminación de las bolsas, ya que es un procedimiento quirúrgico personalizado que se ajusta a las características de la piel o grasa de los párpados, tanto inferiores como superiores, dependiendo de cada paciente.

Es una operación ambulatoria sencilla y con una recuperación relativamente rápida, que se realiza sólo con anestesia local y sedación y, por ejemplo, una blefaroplastia superior dura entre 30 y 45 minutos, si bien se añadirá más tiempo si se hace en combinación con otras intervenciones en la zona. Como es una intervención prácticamente indolora, el post operatorio es igual, además de que permite volver a la rutina rápida, aunque la zona tarde algo más de tiempo en deshincharse.

Es un procedimiento aconsejado para casi cualquier paciente, con excepción, lógicamente, de embarazadas y pacientes hipertensos, diabéticos, que sufran desprendimiento de retina, o con problemas de cicatrización o de coagulación sanguínea.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información