Tips sobre la vaginoplastia

¿Qué es?

La vaginoplastia o rejuvenecimiento vaginal es una cirugía íntima que consiste en disminuir el diámetro de la cavidad vaginal y reforzar la musculatura en los casos en los que la vagina haya perdido el tono muscular.

Se recurre a este procedimiento después de un embarazo, como procedimiento de postparto y para rejuvenecimiento vaginal. A veces se necesita una vaginoplastia después del tratamiento o la eliminación de crecimientos o abscesos malignos, para restaurar una estructura y función vaginal normales.

¿Para quién está indicada?

Para las mujeres que han tenido más de un parto o sufren de deterioro muscular por envejecimiento o debilidad, el estrechamiento vaginal puede mejorar el tamaño del canal vaginal, la elasticidad y el control sobre la vagina. Aunque una mujer puede realizarse una vaginoplastia a cualquier edad y en cualquier momento de su vida, se recomienda que la paciente no tenga en mente tener más hijos si quiere que los resultados de la misma sean duraderos.

¿Con qué finalidad?

Se obtiene como resultado una mejora en la calidad de vida sexual y una mayor sensación de placer en la mujer. Gracias a la vaginoplastia, muchas mujeres recobran seguridad en sí mismas y mejoran las relaciones sexuales, ya que recuperan la sensibilidad en la zona y, por tanto, aumenta la satisfacción.

¿De qué manera?

Con la vaginoplastia se puede reducir el diámetro interno y se crea un fortalecimiento de toda la zona genital; se trata de corregir la flacidez estrechando los músculos vaginales y después suturándolos con puntos reabsorbibles.

¿Cuánto dura el procedimiento?

Suele durar entre 60 y 120 minutos, dependiendo del caso, y se realiza con sedación o con anestesia local.

¿Cómo es el postoperatorio?

Se reinicia la actividad cotidiana en 1 semana y las relaciones sexuales en 4-6 semanas, aunque el cirujano o el ginecólogo pueden dictar otras pautas dependiendo el caso.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información