Queratosis seborreica: causas y tratamiento

La piel es el órgano humano más grande del ser humano: nos recubre por completo, nos protege y nos aísla del medio que nos rodea, contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras. Además funciona como sistema de comunicación con el entorno porque nos permite recibir sensaciones como el tacto, la presión, el dolor o la temperatura. Pero muy a menudo desatendemos su cuidado y la piel enferma, aunque también hay dolencias que aparecen por causas genéticas que no pueden prevenirse y sólo podemos intentar curarlas.

Ése es el caso de la queratosis seborreica, una serie de lesiones epiteliales superficiales, a menudo con formas pigmentadas de tipo verrugoso, pero que pueden presentarse como pápulas lisas. Son tumores benignos y su problema es de tipo estético, es decir, que se eliminan por su apariencia y no porque presenten problemas y no malignizan con el tiempo. Se eliminan si las tumoraciones molestan o se irritan por el contacto con la ropa o, simplemente, por criterios estéticos porque no nos agrade verlas, o que nos las vean los demás. Suelen aparecer a partir de la mediana edad, y las encontramos generalmente a la cara, el pecho, los hombros, o la espalda, aunque puede aparecer en cualquier parte del cuerpo.

No tienen un único color, sino que se pueden presentar más o menos oscuras hasta llegar al negro, y su forma suele ser ovalada o redonda. Es como una costra o descamación de la piel que va creciendo con el paso del tiempo. Aunque por lo general las lesiones no son dolorosas, debe consultarse con un especialista si aparecen muchos tumores en poco tiempo, si sangran, o se aprecian cambios repentinos en su aspecto.

¿Cómo eliminarla? Una vez que el especialista ha determinado que es queratosis seborreica, si el paciente desea hacerla desaparecer lo más habitual es hacerlo con láser, en sus distintas variedades, y empleando la intensidad que cada mancha necesite. El empleo del láser conlleva múltiples ventajas, porque es un procedimiento rápido y sencillo, muy eficaz, que elimina la queratosis en una sola sesión. Tras su eliminación, en caso de que quedaran diferencias de color en el tono de la piel bajo las manchas, se puede unificar el tono con una sesión de láser fraccional.

Tras su supresión pueden aparecer nuevos tumores a lo largo de los años, que deben ser examinados y diagnosticados siempre por un especialista en la piel, porque no hay que dar por hecho que cualquier nueva lesión siempre va a ser otra queratosis seborreica y es imprescindible descartar un posible melanoma.

Ante cualquier duda, los médicos de la clínica Bruselas pueden aconsejarte acerca de tu posible queratosis seborreica y su tratamiento.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información