¿Qué es la asimetría facial?

La falta de armonía en el rostro tiene una gran repercusión sobre la imagen física de una persona, lo que, en muchas ocasiones, puede llegar a causarle graves complejos. En la actualidad el patrón de belleza no se basa tanto en un color de ojos, una talla determinada o una forma de nariz específica, sino en las proporciones faciales y en particular en la “simetría facial”. En la armonía del rostro.

Cuando las facciones la cara no son simétricas o carecen de equilibrio, hablamos de asimetría facial; ésta conforma un problema funcional y estético y puede ser notoria tanto en la zona de los ojos como en las zonas maxilares superior o inferior.

¿Cuáles son las causas de la asimetría facial?

La asimetría facial puede ser causada por falta de fortaleza o movilidad, como en la parálisis facial periférica o en la parálisis de Bell, o por una hipertonicidad de la zona por espasmos o distonías. También va a ser notoria si el paciente sufre un desarrollo muscular superior en una zona del rostro que en la contraria. La asimetría facial es más común en los pacientes con la nariz desviada.

Podemos encontrar signos de asimetría facial si existe un desarrollo diferente en ambos lados de la cara tanto en los tejidos blandos como en los óseos, bien sean los maxilares y mandíbula, o cualquier otro hueso del rostro. La posición asimétrica de los dientes superiores con respecto de los inferiores, causada por algún tipo de maloclusión, se puede corregir con el tratamiento adecuado tanto en pacientes infantiles como en pacientes adultos.

Existe, en muchas ocasiones, la posibilidad de solucionar la asimetría facial sin cirugía: ortodoncia y otros tratamientos dentales, o tratamientos con toxina botulímica o con ácido hialurónico pueden ser suficientes para revertir y eliminar la asimetría en la mayoría de los casos. Es cierto que estos tratamientos no son definitivos y precisarán de retoques con el paso del tiempo, pero evitan que el paciente pase por quirófano y tenga que someterse a un post operatorio más o menos largo.

El análisis y el estudio de cada caso deben realizarse de forma personalizada, y por tanto las soluciones serán también personalizadas.

Aunque no es un método infalible, se puede saber si tu rostro es simétrico si tras medir el largo de la nariz y el ancho de los labios de comisura a comisura, ambos son iguales. También hay que medir la longitud y el ancho de nuestro rostro y dividir ambas medidas: si la cifra está entre 1.6 y 1.7, tu rostro tiene el equilibrio perfecto.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información