¿Por qué hay que comer apio?

El apio es una verdura de la temporada otoñal que resiste todo tipo de preparación. Se puede consumir tanto en frío en ensaladas, o formando parte de comidas calientes. Es además un excelente aromatizante, con un alto contenido en fibra.

Debido a su marcado sabor puede no resultar un alimento bien aceptado por los más pequeños de la casa, si bien existen numerosas maneras de prepararlo que llegan a resultar atrayentes.

Para saber cómo elegir un buen apio hay que asegurarse de que presente apariencia lustrosa, de tallos o pecíolos gruesos, compactos, una textura firme, crujiente y con color verde claro. Asimismo, sus hojas deben presentar esa misma tonalidad y frescura. Por el contrario, si presenta manchas, ramas muy blancas, secas o si ha perdido su color, estamos ante un producto viejo y no es recomendable.

Principales ventajas de consumir apio

Uno de sus factores más positivos es que aporta cantidad de vitaminas y minerales, y además nos da energía para sobrevivir a las épocas en que podemos encontrarnos más bajos de energía debido a la bajada de temperaturas y a las menos horas de luz solar. Adicionalmente, contiene cantidad de vitaminas, como la vitamina E, la vitamina C y la vitamina K (que ayuda a la coagulación de la sangre). Los expertos también resaltan que como aporta vitamina C y ácido fólico ayuda a normalizar la menstruación y de esta manera alivia los síntomas de la menopausia, entre otros.

El apio está considerado además una hortaliza rica en fibra, por lo que permite regular nuestro intestino y la digestión. Sus propiedades depurativas ayudan a eliminar líquidos y toxinas. Esto hace que, unido a su poder saciante, hace del apio una verdura muy recomendada en dietas de adelgazamiento.

Recuerda que consumir frutas y verduras de temporada tiene muchas ventajas. Aprovecha todos sus beneficios y calidad al consumirlas más frescas, además de ser más ricas en sabor y asequibles.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información