< Ir al Blog

Peeling químico facial e hidratación para tener la piel a punto

Peeling químico facial e hidratación para tener la piel a punto
Compartir:

Preparar la piel adecuadamente para el verano es esencial para mantenerla saludable y protegida de los daños causados por el sol y otros factores ambientales. Una forma efectiva de hacerlo es a través de un peeling químico facial unido a una hidratación adecuada.

¿Qué es el peeling químico facial?

El peeling médico químico facial es un procedimiento realizado por un profesional de la salud, como un dermatólogo o médico estético, que utiliza agentes químicos más potentes que los disponibles para uso doméstico. Este tratamiento exfolia la piel en profundidad, eliminando las capas superiores dañadas y estimulando la regeneración de una piel nueva y más sana.

Antes de someterte a un peeling médico químico facial es importante concertar una consulta con un profesional para evaluar tu tipo de piel y determinar el tipo y la concentración adecuada de productos químicos a utilizar. Durante la consulta te informarán sobre los posibles resultados y los cuidados posteriores necesarios.

Después del peeling médico químico facial es fundamental seguir las instrucciones del profesional para el cuidado post-peeling, lo que puede incluir el uso de cremas o lociones especiales, evitando la exposición solar directa y protegiendo la piel con un protector solar de amplio espectro.

Hidratación tras el peeling químico facial

Además del peeling químico, la hidratación posterior es crucial para preparar la piel para el verano. Este tratamiento implica la aplicación de productos hidratantes y humectantes directamente en la piel del rostro. Pueden utilizarse sueros, mascarillas o cremas hidratantes que contengan ingredientes como ácido hialurónico, glicerina, ceramidas u otros humectantes naturales, que ayudan a reponer la humedad en la piel y mejorar su apariencia general. También se pueden aplicar inyecciones de ácido hialurónico, vitaminas, aminoácidos u otros compuestos hidratantes, que ayudan a hidratar profundamente la piel y mejorar su textura y elasticidad.

Tras estos tratamientos es imprescindible aplicar la crema hidratante tanto por la mañana como por la noche, después de limpiar el rostro. Además, hay que proteger la piel del sol con un protector solar con un factor de protección solar (FPS) adecuado para cada tipo de piel, y de esta manera se mantiene la piel hidratada y protegida del sol para disfrutar de un verano radiante y saludable.

Diagnóstico online
Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted
más información