< Ir al Blog

Líbrate de la retención de líquidos

¿Sientes que con frecuencia se te hinchan las manos o los pies, o sientes que los zapatos, ropa, anillos o relojes aprietan o están más ajustados de la cuenta? ¿Que hay inflamación o pesadez localizada en párpados, manos, brazos, cara o abdomen?

Seguramente padeces una retención de líquidos, bien producida por una patología (retención patológica) con origen en problemas circulatorios, de insuficiencia cardíaca y enfermedades renales o hepáticas, o bien a causa de una simple dilatación de las venas. Los viajes largos, las épocas de calor o los periodos menstruales son momentos que contribuyen a la retención de líquidos.

El líquido que se encuentra en nuestro organismo se filtra regularmente a través del sistema circulatorio y linfático, una red que se extiende por todo el cuerpo y drena el líquido de los tejidos y lo vierte de nuevo en el torrente sanguíneo.

Cuando la retención es venosa y no patológica, hay algunas pautas alimentarias que pueden ayudarte a combatir la retención de líquidos.

Líbrate de la retención de líquidos

Como norma general, beber mucha agua es importante, al menos un litro y medio, pues ayuda a drenar esos líquidos; si te aburres puedes intercalar infusiones o caldos sin sal. Porque la sal es precisamente lo que debemos evitar, ya que alimentos ricos en sal o sodio retienen líquidos.

También hay alimentos que son drenajes en sí mismos, como el calabacín, el melón, aguacate, la calabaza, los espárragos, el apio, y pescados como salmón, atún o bacalao.

En el grupo contrario están los alimentos procesados, que hacen que haya menos micción y por tanto más hinchazón. Igualmente ocurre con quesos curados, ahumados, o bebidas refrescantes azucaradas. La vitamina B6 reduce de manera eficaz la retención de líquidos propia del síndrome premenstrual, y se encuentra en el germen de trigo, el pan integral, la carne, el hígado, los huevos, las legumbres, los plátanos y la coliflor.

Del mismo modo pueden provocar retención algunos medicamentos del tipo estrógenos, corticoesteroides, antiinflamatorios no esteroideos, y algunos fármacos para la tensión.

Una vida activa ayuda a prevenir o mejorar esa retención, así que es recomendable practicar deporte regularmente y dormir el tiempo que tu cuerpo necesita. Moverte, liberar toxinas y llevar una vida activa serán tus aliados.

El drenaje linfático manual es un masaje muy efectivo para eliminar líquidos, ya que activa tu sistema linfático y limpia tu organismo; y el drenaje linfático mecánico o presoterapia está recomendado para casos de retención de líquidos moderados, o en severos en combinación con la opción manual, porque su efecto es similar al manual, pero realizado por máquinas especializadas.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted
más información