< Ir al Blog

Las uvas, aliadas contra la demencia

Además de ser las precursoras del fin de año, las uvas aportan otra serie de beneficios a nuestra alimentación y a nuestra salud.

Es cierto que es importante comer fruta a diario, pero algunas contienen más azúcar, otras más agua, o más fibra, o minerales… Pues las uvas contienen gran cantidad de ácido fólico y potasio, así como un alto contenido en agua, fundamental para mantenernos hidratados y tener evacuaciones regulares. Eso, sumado a la mucha fibra que tienen, contribuye a potenciar un tránsito intestinal saludable.

Además, las uvas son generosas en antioxidantes, que mantienen el cuerpo protegido frente a los radicales libres dentro del cuerpo (inflamaciones) o fuera de él (contaminación, rayos UV o el humo del tabaco).

Tienen un alto contenido en vitamina B9 (ácido fólico) al que se suma la vitamina B6, que también influye en el desarrollo cerebral durante el embarazo y la infancia.

Pero es que, además, según descubre un estudio reciente, comer uvas puede reducir las posibilidades de desarrollar demencia y prolongar la vida hasta cinco años, porque contienen resveratrol, una sustancia que posee propiedades antioxidantes y que solo se encuentra en la uva negra, concretamente en la piel.

Quizás el único pero que se le puede poner a las uvas es que son una gran fuente de azúcares y carbohidratos, lo que significa que aportan una importante dosis de energía extra (65 Kcal por cada 100 g), por lo que no son indicadas para algunos tipos de dietas restrictivas con la glucosa.

Disfruta de esta deliciosa fruta, ya sea como uvas blancas o moradas, y deja que su sabor y sus propiedades te ayuden a llevar una dieta saludable.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted
más información