Labioplastia para sentirte segura y cómoda

La llegada del buen tiempo para muchas mujeres es una liberación de la ropa, porque todo son tejidos más ligeros, tirantes y prendas más ceñidas, pero para otras es una auténtica tortura. Y no tanto por lo que muestran, sino por lo que esconden, pero que puede marcarse más con el cambio de vestuario, por eso algunas mujeres sienten aprensión a la hora de ponerse ropa de baño, porque no están cómodas con su cuerpo.

Dentro de las intervenciones de cirugía íntima la más habitual es la labioplastia, que consiste en la reducción o la remodelación de los labios vaginales que por diferentes motivos pueden resultar más grandes de lo normal, caídos o asimétricos. Estos problemas, además de ser molestos e incómodos, pueden resultar perjudiciales para la salud y provocar infecciones vaginales. También pueden dificultar el placer sexual.

Hay que señalar que en muchas ocasiones la decisión de realizarse una labioplastia no tiene tanto que ver con un aspecto médico, sino que está también indicada para mujeres con buen estado de salud a las que puede acomplejar el aspecto de sus genitales hasta el punto de resultarles complicado ponerse en traje de baño, practicar deportes, higienizarse, vestir prendas ajustadas y mantener relaciones sexuales.

Algunos factores que han propiciado el incremento de labioplastias son las depilaciones más radicales, que dejan muy al descubierto esa zona, y la pérdida de tabúes respecto a las relaciones sexuales.

La labioplastia, por tanto, corrige alteraciones morfológicas o de apariencia de los genitales de las mujeres, sin alterar su funcionalidad y es una cirugía menor, de tipo ambulatorio (sin anestesia general ni ingreso) que sólo requiere anestesia local y tiene una duración que va de 30 a 60 minutos.

La recuperación suele ser rápida, sin complicaciones y con pocas molestias postoperatorias para las cuales se recetarán analgésicos y antinflamatorios. Está recomendado no realizar esfuerzos, evitar la ropa ajustada, no utilizar tampones durante la primera menstruación y no practicar relaciones sexuales hasta que han transcurrido al menos 4 semanas. Más allá de estos sencillos consejos, la vuelta a la normalidad es inmediata, si bien es imprescindible que la paciente siga atentamente las instrucciones de los cirujanos plásticos, tanto antes como después de la cirugía, para lograr un resultado satisfactorio.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información