La importancia de una buena rutina facial

Ese dicho de que “la cara es el espejo del alma” no siempre es real. Al menos no en lo que se refiere a la calidad y al aspecto de la piel del rostro. Porque muchas veces la cara es sobre todo el reflejo del cuidado y el esmero con el que la tratamos, ya que es muy importante atender a una serie de rutinas básicas que nos ayuden a mejorarla o a mantenerla, dependiendo del punto de partida. La constancia es fundamental, pues se trata de eliminar la suciedad, el sudor, la grasa y el maquillaje sin resecar la piel.

Sin duda, la limpieza es la clave de todo el proceso. Es muy importante tener una piel limpia, oxigenada y que pueda regenerarse. Hay que limpiar la piel del rostro por la mañana, para eliminar los residuos generados durante la noche, con un gel limpiador refrescante o una espuma, y aplicando después un tónico que la prepare para los cuidados posteriores. Por la noche también hay que realizar una limpieza, desmaquillante o no, teniendo en cuenta si tu piel es normal, mixta o seca, y empleando el producto específico para cada una.

El lavado frecuente con jabones corrientes o surfactantes agresivos puede debilitar la función de la barrera de la piel, alterando su Ph. La limpieza es especialmente importante para la piel propensa al acné, ya que contribuye a mantener su equilibrio sano natural y sustenta el proceso regenerativo natural.

También que las exfoliaciones, una vez a la semana, sirven para eliminar las células muertas de la piel.

Otro elemento esencial en nuestra rutina facial es la hidratación y nutrición de la piel. Por supuesto teniendo en cuenta otra vez qué tipo de piel tienes, para no quedarnos cortos ni excedernos en la densidad; los productos que apliquemos por la noche, bien cremas o serums, serán más ligeros, para compensar el maquillaje diario y dejar al cutis respirar.

Proteger la piel es indispensable. La protección solar es importante porque a diario tu piel queda expuesta a rayos UV nocivos, la causa principal del envejecimiento prematuro de la misma. La mayoría de las cremas de día se presentan ya con un FPS de 15.

Del mismo modo, hay que aplicar tónicos sin alcohol, aptos para la mayoría de los tipos de piel, conocidos como emulsiones micelares, que ofrecen limpieza, tonificación y desmaquillaje de ojos todo en uno.

No hay que olvidar que la zona del contorno de los ojos es más delicada y precisa de productos específicos para ella, ni olvides tampoco incluir la piel del cuello y del escote en todos los pasos.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información