Esther Expósito, antes y después ¿qué se ha hecho?

Hay actores o actrices que necesitan varias películas o series para hacerse un hueco en la mente de los espectadores, para tener un nombre propio y reconocido con una dilatada carrera. Y hay otros que desde su primera aparición consiguen impactar al público, transmitir un cierto magnetismo que hace que todas las miradas se fijen, además de en su trabajo delante de las cámaras, en lo que hacen, cómo visten, qué gustos tienen, cómo se arreglan…

Este último es el caso de Esther Expósito; con tan sólo 20 años ya ha logrado que su nombre sea reconocido a partir de su aparición en la serie Élite, que si bien no fue su primera incursión televisiva sí ha sido la que la ha catapultado a la fama.

Y su imagen ha variado de forma evidente en los últimos tiempos. ¿qué se ha hecho Esther Expósito para tener esa imagen tan potente? Sin duda su juventud, con esa piel y esos ojos y ese cabello rubio, son su mejor baza y un excelente punto departida, pero todo es susceptible de mejorar.

Esther Expósito: antes y después

Viendo fotos de hace un tiempo y fotos actuales se aprecia que sus labios parecen más carnosos, su nariz más respingona y que el óvalo de su cara está más afinado.

Además, han desaparecido las arrugas de expresión de su frente y entrecejo, así como unas incipientes patas de gallo.

La hidratación y el aumento de labios es una técnica muy empleada hoy en día, puesto que se realiza de forma ambulatoria y sencilla mediante pequeñas cantidades de ácido hialurónico que se inyectan en la zona. Los labios no sólo crecen en volumen, sino que se aprecian más vitaminados y frescos.

Por otra parte, su nariz parece haber pasado por una rinoplastia para afinarla y elevar ligeramente la punta. Esta intervención es una de las más demandadas a la hora de lograr un rostro armónico y equilibrado.

Inyecciones de vitaminas y peelings químicos ayudan a mantener un aspecto fresco y descansado de la piel.

Sobre un posible aumento de pecho hay que tener en cuenta que la actriz saltó a la fama con sólo 18 años, así que es posible que lo que se aprecia sea simplemente un desarrollo propio de su crecimiento.

Sea como sea, no hay duda de que cualquier edad (por supuesto, con lógica) es buena para someterse a tratamientos o intervenciones si lo que se busca es una imagen más fresca, más perfeccionada o más acorde a la estética que se demanda, si queremos eliminar complejos o sentirnos, sin más, mejor con nuestro propio cuerpo.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información