El mal aliento puede evitarse

El mal aliento o halitosis es una dolencia que consiste en que tu boca huele mal, y suele ser una manifestación de que algo no está bien en tu organismo o que, simplemente, no estás cumpliendo con una buena higiene dental.

Generalmente, el mal aliento es fruto de la acumulación bacteriana en la boca o entre los dientes, o de restos de comida alrededor de las encías y la lengua, que a su vez desencadenan la floración de bacterias en la boca que provocan caries.

Hay muchas causas por las que puedes llegar a padecerlo en algún momento a lo largo de tu vida:

-No realizas una limpieza completa de tu boca, por lo que se puede crear una acumulación de restos de comida que se descomponen y causan ese desagradable olor. Aun cuando el cepillado sea correcto, pueden quedar restos de comida que solo podrás eliminar con el uso de hilo dental y enjuague.

– Exceso de comidas picantes, muy condimentadas, tabaquismo y mucha ingesta de café.

– Caries que no eliminas con el cepillado y que necesita una limpieza más a fondo.

Existen otras causas de naturaleza médica, como la diabetes, gastritis o reflujo gástrico que se manifiestan externamente en la halitosis. Controladas esas enfermedades, el mal aliento estará también bajo control.

Sin embargo, si la halitosis está producida por malos hábitos, serán ésos los que tendrás que cambiar para que desaparezca. ¿Cómo?

Realiza visitas periódicas a tu dentista para mantener a raya el sarro y la caries.

Utiliza una buena pasta de dientes y un cepillo adecuado a tu dentadura, y complementa la limpieza con colutorios y el empleo de seda dental.

Hidrátate de forma constante para evitar que se reseque la boca, ya que no producir saliva también causa mal aliento. Usa chicles sin azúcar para estimular la producción de saliva si es necesario.

Intenta reducir el consumo de alimentos procesados y decántate por los alimentos frescos.

El mal aliento suele causar angustia y vergüenza en las personas que lo sufren, aunque también en ocasiones el paciente puede no ser consciente de su problema. Cuando los consejos anteriores para prevenir el mal aliento no funcionan, es hora de pasar a la acción, es decir, visitar a un especialista que determine un tratamiento, porque es posible que se trate de halitosis patológica. Pero debe ser el especialista el que determine por qué surge el problema y cómo solucionarlo.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información