Dermaplaning: por qué las influencers se afeitan la cara

Nuestra piel es un elemento vivo. Está en constante cambio y renovación, y que sufre de manera directa todas las agresiones exteriores, del clima, la polución, los golpes…

Por ello hay que ayudarla a conservarse en el mejor estado posible mediante la hidratación, las exfoliaciones, la nutrición y todos los procedimientos necesarios para que luzca en todo su esplendor.

Sobre todo la piel del rostro, que es más fina y más sensible, va a necesitar cuidados extra, porque es la que más expuesta está y además es nuestra carta de presentación. Por ello constantemente se buscan nuevas formas de mantenerla saludable y a la vez bonita, y en esa búsqueda surgen novedades en productos, en aplicaciones y en tratamientos. Sin embargo, como ocurre a menudo, volvemos a las raíces y a técnicas que ya se empleaban en la Antigüedad. Y ése es el caso del dermaplaning. Ya se realizaba en la época de Cleopatra y que han vuelto a poner en boga varias influencers en sus redes sociales.

¿En qué consiste el demaplaning?

Dermaplaning es simplemente un procedimiento de “afeitado” de la cara con una cuchilla similar a las de los barberos.

¿Así, sin más, como la barba de los hombres? No, claro. Hay que saber hacerlo para evitar lesiones cutáneas, eliminar demasiada piel o hacerte cortes. Son cuchillas menos afiladas y especialmente diseñadas para ello. La intención es estimular la regeneración y reparación cutánea al eliminar las células muertas y, de paso, el vello facial, con el resultado de una piel de bebé.

Su metodología es, por tanto, similar a la dermoabrasión y los peelings químicos, pero con un riesgo importante si no se realiza de la manera adecuada.

En medicina esta técnica se ha empleado para la extracción de injertos de piel realizados para cubrir quemaduras y úlceras, y a nivel estético se usa para mejorar algunas cicatrices e incluso tatuajes.

En el campo de la medicina estética, es una técnica que se realiza con un bisturí, de la mano de un profesional cualificado, y se busca raspar suavemente la capa superior de la piel constituida por células muertas con el fin de obtener un rostro más brillante y suave. Se aplica a menudo como paso previo para otros tratamientos, porque deja al descubierto una faceta nueva de la dermis sobre la que se puede trabajar como si fuera un lienzo nuevo.

El dermaplaning ayuda a unificar el tono de la piel y el tamaño de los poros, y lo practican también mujeres embarazadas o amamantando que desean los resultados de una exfoliación intensa sin el riesgo de productos químicos que se absorben y potencialmente dañan al bebé.

Hay que tener en cuenta que tras el tratamiento la piel estará muy sensible a la exposición al sol, así que es indispensable aplicar un protector solar de amplio espectro con pantalla total para reducir el riesgo de hiperpigmentación.

Como todos los tratamientos, siempre recomendamos que los realices en un centro médico, bajo supervisión médica y con el instrumental adecuado, para que consigas todos los beneficios de esta limpieza enérgica sin padecer los posibles efectos secundarios de los procedimientos caseros.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información