Consejos para poner tu rostro a punto para Navidades

Ya sabemos que las Navidades son esos días en los que desaparece la dieta sana y equilibrada, se consume más alcohol, tenemos más citas sociales (que implican maquillarse más, trasnochar, descansar menos…) y las rutinas del cuidado de la piel se relajan.

El frío se alía con todo lo anterior, de tal manera que nuestro rostro siente los efectos de toda esta actividad, así que por un lado queremos brillar y por otro descuidamos el aspecto de nuestra piel. Por eso en estas fechas es recomendable seguir una serie de sencillas reglas que harán que los efectos de la Navidad se sientan, pero de manera positiva.

– Mantén unas rutinas de limpieza a pesar de que trasnoches o salgas más a menudo. Utiliza para la limpieza productos que no alteren el pH de la piel..

– La hidratación es indispensable, porque es como el alimento de tu piel. Para hidratarla, son aconsejables los productos hipoalergénicos, no comedogénicos y testados dermatológicamente

  • No realices exfoliaciones muy intensas el día antes de una cita social o un evento. Si deseas regenerar tu piel, acude a una clínica estética y elige un peeling realizado por médicos, con seguridad y efectividad. Con ello lograrás realizar una limpieza profunda y controlada que servirá para atenuar manchas y líneas de expresión, para reducir el tamaño del poro y unificar el tono cutáneo.

– Usa estos días ampollas flash de activos tensores a base de silicio o de vitamina C para darte luz. Déjate asesorar y póntelas antes de tu rutina habitual.

-Durante el invierno seguimos recibiendo los rayos UV aunque creamos que el cielo nublado nos protege de ellos. Por eso, usa protector con pantalla solar a diario, aunque creas que el día no está para ello.

-Bebe agua. Mucha. Hidrátate desde dentro para que eso se traduzca en una piel suave y luminosa.

-No descuides tus labios: debes utilizar protectores labiales muy hidratantes y en el caso de labios deshidratados utilizar bálsamos labiales.

-Intenta tener una rutina de sueño; la piel, las ojeras, las bolsas, las líneas de expresión en muchas ocasiones son el resultado de la falta de descanso. Al no dormir bien se producen cambios en los ritmos del organismo, lo que influye en la secreción de muchas hormonas, como la melatonina y el cortisol, que son las que más repercusión tienen en los procesos dermatológicos.

En fin, moderación y cuidados es lo que recomendamos para que las Navidades no pasen factura a tu rostro y puedas encarar enero con el mejor aspecto posible.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información