Conoce los beneficios de la cosmética natural

Cuando hablamos de cosmética natural nos referimos al origen de la materia prima con la que se ha elaborado dicha cosmética: se requiere un origen 100% natural, utilizando solo ingredientes de la máxima pureza y que no incluyan pesticidas ni petroquímicos, ni agentes químicos o de tóxicos.

Por tanto, se hace referencia al producto que está formulado a base de ingredientes naturales, es decir, obtenido sólo de plantas, animales, microorganismos o minerales. Se controla también su proceso de obtención, que ha de hacerse mediante técnicas como: filtración, extracción, secado, destilación, prensado, molienda, liofilización y tamizado.

A menudo se confunde natural con “bio”, que tiene como particularidad que no solamente asegura que los ingredientes son naturales, sino también que se han obtenido utilizando los recursos naturales de manera óptima, sostenible y equilibrada, de tal manera que “bio” es sinónimo de un modelo sostenible que abarca todo el proceso, desde la semilla hasta el embalaje.

Cómo identificar la cosmética natural

Los distintos países establecen una serie de normas que se dedican a velar por el uso de la denominación de “cosmética natural” de manera real. La manera más sencilla de acreditar si un producto realmente cumple con los criterios que permiten considerarlo cosmética natural, es comprobar si posee alguno de los sellos que lo certifican:

-Certificado BDIH.

-Sello Ecocert.

-NATRUE.

-Sello de la Asociación de Cosmética Ecológica y Natural Española.

Beneficios de la cosmética natural

Producir cosmética natural no es una tarea fácil porque hay que controlar el origen de las materias primas y la manera de elaboración, pero entre sus ventajas podemos señalar que cuenta con todos los beneficios de la Naturaleza, con principios activos de probada eficacia y que provocan por tanto pocos efectos negativos o secundarios.

Además estos productos se adaptan a todo tipo de pieles por lo que las personas con problemas en la dermis pueden usarlos también sin problemas, porque al aprovechar los ingredientes extraídos de los ecosistemas, suelen ser más respetuosos con la piel, incluso con pieles atópicas y sensibles.

Todo ello son ventajas que nos ayudan a cuidarnos sin sufrir los posibles daños que aportan los agentes químicos a nuestro cuerpo. Y para que su aplicación sea más efectiva podemos complementar la cosmética natural con ciertos tratamientos estéticos como mesoterapia, presoterapia o cavitación.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información