Compensa las comilonas navideñas

Bueno, se acabó. Han pasado las Navidades y con ellas todos los excesos alimentarios que nos hemos ido permitiendo. Cenas copiosas, más alcohol, comidas grasas, menos ejercicio…

Ya es enero, así que se acabó la tregua y hay que ponerse manos a la obra para recuperar la línea y los hábitos perdidos.

Lo más importante es comenzar ya, sin poner plazos más lejanos, y sobre todo teniendo en mente un objetivo realista.

Hay quien se decide por la dieta de manera directa, para lo cual lo mejor es acudir a un nutricionista para que te prepare un tratamiento de nutrición y dietética que tenga en cuenta todos los parámetros que te rodean de manera individual, dándote así una dieta personalizada. El especialista analizará tus pautas alimentarias, de sueño, de ejercicio, tus gustos alimenticios, tus tendencias hormonales… Con todo ello en la clínica Bruselas el equipo especializado puede adaptar tus necesidades a tus objetivos. Ésa es sin duda la clave para un buen resultado: el paciente sabe que está en buenas manos y que los objetivos y la forma de lograrlos son realistas.

El ejercicio también es imprescindible: no consiste en que pases, por ejemplo, de sedentario a correr una maratón. Lo importante es aumentar un poco el nivel que tengamos (de nada a iniciación, de iniciación a medio…) e ir incrementando la frecuencia y la duración del ejercicio. No es necesario que el ejercicio que realices sea intenso, ya que con el ejercicio moderado es como conseguimos alcanzar un peso equilibrado y saludable para nuestras características físicas.

Hay que hidratarse mucho para que el organismo pueda depurar todas las toxinas y la grasa que hemos ingerido en estos días; mucha agua, tés, infusiones, o incluso platos como sopas, caldos desgrasados y consomés con base de verdura.

No te saltes comidas, porque tu cuerpo lo que necesita son alimentos más ligeros pero con una frecuencia equilibrada, así que incorpora fibra, elimina azúcares e incluye alimentos fáciles de digerir.

Tienes que recuperar tus horas de sueño, porque el descanso es imprescindible para que el organismo se regenere; aunque depende cada persona, lo recomendable es dormir entre 6 y 8 horas diarias, porque está demostrado que quienes menos duermen tienen una mayor propensión a engordar.

Seguramente tu piel también ha notado los excesos navideños y la ingesta de grasa y dulces, por lo que quizás hayas notado que han aparecido granitos, a la vez que la falta de descanso puede haberla dejado apagada y tus ojeras son más evidentes. Es el momento de un peeling regenerador para renovar tu piel desde fuera, y también puedes plantearte un relleno de ojeras, tan efectivo para devolverle la juventud a tu mirada.

En la clínica Bruselas podemos ayudarte a que la vuelta a la rutina sea más sencilla, y a cuidarte y llevar un estilo de vida sano. Consúltanos sin compromiso y verás lo que nuestro equipo médico puede hacer por ti.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información