< Ir al Blog

Blancorexia: obsesionados con los dientes blancos

Desde hace ya algunos años somos muy conscientes de la importancia de la salud bucodental, no sólo en lo que tiene que ver con la parte médica sino también en el aspecto estético. Porque la imagen de nuestros dientes influye mucho en el aspecto de nuestra sonrisa y, por tanto, de nuestro rostro y nuestra imagen global.

Quizás por eso es tan habitual que muchos pacientes acudan a las consultas de los dentistas para blanquear sus dientes. Es uno de los muchos tratamientos que se llevan a cabo, pero que deben ser realizados por profesionales titulados y experimentados. De lo contrario el resultado puede ser un daño irreversible para dientes y encías.

Lo que ocurre es que lo que comienza como un deseo de mejorar se convierte, en alguna ocasión, en una auténtica obsesión y hay quien, más allá de la alineación de los dientes o su correcta higiene, se obsesiona por tenerlos muy blancos, llegando a suponer un trastorno denominado blancorexia. Lo normal es que con el paso del tiempo y por la ingesta de ciertos alimentos y bebidas los dientes vayan oscureciéndose, aunque los hayamos sometido a un blanqueamiento. Cuando se realiza este procedimiento de manera recurrente puede ser peligroso para el esmalte de los dientes y originar otras afecciones, como daños en la pulpa dental, gingivitis e incluso afecciones en la lengua.

Las causas que llevan a un paciente a querer repetir constantemente el blanqueamiento dental pueden tener una causa psicológica, por obsesión por la higiene, por ejemplo, pero también puede corresponder al desconocimiento de los peligros, a una moda propiciada por famosos e influencers, o al bombardeo de marcas publicitarias.

Este deseo compulsivo de tener los dientes lo más blancos posible no tiene que ver con una visión realista de cuál es en realidad el tono de la dentadura, que es más similar al color marfil y que varía hasta un tono beis, pero las personas que padecen blancorexia poseen una percepción errónea de la coloración real de su dentadura, presentan expectativas poco realistas sobre la tonalidad que pueden alcanzar con los tratamientos de blanqueamiento dental, y no quedan satisfechas con los resultados de los tratamientos.

Es importante que los pacientes sepan que los tratamientos de blanqueamiento dental pueden ser efectivos y seguros, siempre y cuando sean supervisados por un profesional, que sean realistas con los resultados que pretenden y que no recurran a soluciones caseras ni a productos milagro.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted
más información