Aplicaciones de los hilos tensores

Los hilos tensores, también conocidos como hilos mágicos, son una excelente herramienta de la medicina estética actual para lograr levantamiento de zonas de la piel a nivel facial y corporal. Estas zonas se descuelgan a causa de la pérdida de colágeno y elastina, lo que provoca molestias psicológicas y físicas en los pacientes.

La edad, los efectos de los rayos solares, los desórdenes alimenticios, las preocupaciones, el estrés y un estilo de vida desequilibrado, entre otros, son factores que contribuyen al envejecimiento de la piel y su flacidez, así que los hilos son una alternativa para combatir todo ello con resultados efectivos, rápidos y no invasivos.

Desde hace tiempo existen diversidad de opciones. Una de ellas es el lifting quirúrgico tradicional, que retrasan o corrigen la flacidez, las arrugas y las líneas cutáneas, cambiando su condición y aspecto. Sin embargo, hay muchas personas que no desean pasar por un quirófano. Es por ello que eligen un procedimiento ambulatorio para mejorar la tensión de su rostro o de algunas partes de su cuerpo. Entre los tratamientos mayormente demandados se encuentra el uso de hilos tensores. Como están compuestos de Polidioxanona (PDO), material biodegradable y biocompatible, no causan rechazo por parte del organismo. Además, ayudan a la formación de tejidos de soporte de forma natural, mediante la producción de colágeno alrededor del hilo implantado.

Distintas aplicaciones de los hilos tensores

Otra de las grandes ventajas de los hilos tensores es que se colocan de manera ambulatoria, no requieren hospitalización, y tienen un riesgo mínimo o nulo. Además, existen distintos tamaños y grosores de agujas para la colocación, así como diferentes tipos de hilos, adaptables a las distintas zonas a tratar y a las necesidades de cada paciente, por lo que son recomendables para levantar pómulos, perfil del rostro, frente, y también se emplean para levantar glúteos, el abdomen e incluso los brazos (contra las llamadas “alas de murciélago”).

En los muslos también se aplican, en la cara interior, donde se produce un mayor descolgamiento de la piel.

En la clínica Bruselas llevamos muchos años realizando la elevación facial y corporal con hilos tensores con unos resultados espectaculares. Ven a nuestra clínica o solicita una consulta sin compromiso para que podamos evaluar tu caso y recomendarte las mejores opciones.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información