Alimentos para fortalecer tu cabello

Somos lo que comemos, lo que bebemos. Nuestra forma de alimentarnos condiciona nuestro estado físico, nuestra salud, e incluso nuestro desarrollo mental: lo que comemos es salud integral en sus dimensiones física, mental, emocional y espiritual.

La elección de lo que comemos y cómo lo comemos es muy compleja y es un reflejo de nuestras actitudes hacia nuestro entorno y hacia nosotros mismos.

Por ello, la ingesta de algunos productos puede beneficiar a determinados elementos de nuestro organismo, como la piel, las uñas o el cabello. Si últimamente lo notas apagado, sin brillo y débil puede que te estés alimentando mal o no estés prestando suficiente atención a tu dieta.

El cabello está en constante renovación, y una caída de entre 50 y 100 cabellos diarios, e incluso 150 puede considerarse algo normal. Y en esta época, el otoño, esa pérdida suele ser más notoria y se debe fundamentalmente a un cambio en el ciclo capilar. A ello se suman el estrés, la mala alimentación, los cambios hormonales o un déficit de vitaminas o minerales.

La caída no es el único motivo de preocupación respecto al cabello, que a veces se muestra sin vida, reseco, frágil o quebradizo. La buena noticia es que una correcta alimentación puede ayudar mucho a mejorar el aspecto y textura de tu pelo.

¿Qué alimentos tomar para fortalecer nuestro cabello?

Uno de los más habituales y accesibles es el huevo, que contiene vitamina B, fundamental en la multiplicación celular y formación del ADN.

También la vitamina C favorece la formación de colágeno, una proteína importante para la piel y el pelo, y que también es coadyuvante en la absorción del hierro, fundamental para la buena salud capilar. Como comienza la época de cítricos hay que aprovechar que son una interesante fuente de esa vitamina, y añadir dos piezas de fruta a nuestra ingesta diaria, una de ellas de origen cítrico.

Por su parte, los lácteos aportan calcio, indispensable para piel y cabello, de tal manera que la leche y el yogur mejorarán su apariencia y a la vez van a ayudar a la hora de prevenir enfermedades como la osteoporosis.

El déficit de vitamina E provoca un cabello más seco, que se caiga más e incluso que aparezcan más canas, lo que puede solucionarse gracias al oro líquido, el aceite de oliva, añadido en crudo o cocinado en tus guisos. Y sobre todo, no olvides el agua: hidrata la raíz del pelo para que luzca más sano, fuerte y brillante, espaciando los recomendados 2 litros diarios a lo largo de toda la jornada.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información