Manchas solares ¿cómo las evito?

Julio es un mes veraniego, normalmente playero o piscinero, vacacional y de mucha calle, muchas horas de aire libre y sol. Y el sol es bueno para la piel, que produce más vitamina D cuando recibe directamente sus rayos; gracias a ella se regulan los niveles de calcio y fósforo en la sangre. Además, nos aumenta los niveles de serotonina, la “hormona de la felicidad”, cuya carencia está implicada en problemas de salud mental como la depresión.

En los países nórdicos la carencia de luz solar está asociada a la depresión, ya que los pacientes que adolecen de falta de vitamina D precisan en ocasiones de suplementos vitamínicos para contrarrestar el deterioro cognitivo o molestias y dolores óseos y musculares, además de sufrir un debilitamiento del sistema inmune.

Una vez confirmadas las cualidades del sol, hay que señalar que es importante la moderación. La piel es sensible, hay que cuidarla y protegerla, o de lo contrario aparecen manchas, quemaduras y melanomas.

En el caso de las manchas, aunque hay otras causas responsables de su desarrollo en la piel, como los anticonceptivos hormonales, el embarazo, determinados fármacos o el paso del tiempo, el principal factor implicado en su aparición como lesiones cutáneas es la radiación ultravioleta. Las manchas solares, además de ser antiestéticas y causar el envejecimiento prematuro de la piel, pueden llegar a dar problemas de salud, por lo que es conveniente, si ya las tenemos, vigilar su evolución y consultar con un médico especialista. Si lo que queremos es evitarlas, hay algunas medidas que es importante guardar:

Usa siempre protección solar en la cara, tanto en invierno como en verano. Aunque no veas el sol, los rayos ultravioletas siguen ahí.

La piel tiene memoria, de manera que una exposición solar en zonas en las que ya te has quemado otros años puede acelerar la aparición de manchas. Ponte crema solar con pantalla total en esas zonas.

Renueva esa protección cada 2 o 3 horas, e inmediatamente después del baño.

Cúbrete con un sombrero o una gorra. Tu piel y tu cabello lo agradecerán.

No utilices maquillaje o perfume si vas a exponerte al sol, porque pueden potenciar los efectos del mismo, sobre todo si contienen aceites o colorantes.

– Algunos medicamentos, como tratamientos anti acné, anticonceptivos hormonales o antiinflamatorios pueden potenciar la aparición de manchas. Extrema la protección solar si estás tomando medicamentos y consulta a tu farmacéutico.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información