Lifting de cuello: elimina la papada y presume de piel tersa

Toda la piel del cuerpo no es igual, ni está expuesta a los mismos agentes externos. La piel del cuello es más fina que la de la cara; por eso envejece antes y los efectos del paso del tiempo se aprecian más en esa zona. Además, en el cuello también se puede acumular grasa, que llega a producir arrugas y pliegues. Es la conocida papada, que es prácticamente imposible de eliminar a pesar de que se adelgace, porque se queda flácida y caída, pero no desaparece.Es una de las zonas que siempre olvidamos y eso a la larga pasa factura.

La técnica quirúrgica más recomendada para acabar con esa piel sobrante y descolgada es el lifting de cuello.

Muchas famosas, como MilaXiménez, Madonna, o en su tiempo, Carmen Sevilla, decidieron un día pasar por quirófano para eliminar la papada y la piel suelta del cuello, que se forma por diversos motivos: la pérdida de elasticidad común a la edad, una pérdida de peso significativa, el factor genético…

Este tipo de tratamiento facial puede llevarse a cabo junto con la liposucción, para eliminar el exceso de grasa, o con el reposicionamiento de la piel y la eliminación de la piel flácida, dependiendo de los resultados deseados. Cada paciente presenta unos condicionantes que el cirujano analiza para, dependiendo del método más adecuado, lograr el aspecto más natural de los pacientes.

Evidentemente, realizar un lifting de cuello independientemente del resto de las características físicas del paciente no es viable; se busca la armonía, pues no resulta natural tener un cuello absolutamente terso si el resto de la cara presenta un exceso de arrugas. Los candidatos ideales para someterse a un lifting son aquellas mujeres u hombres cuya cara y cuello comienzan a caerse, pero cuya piel conserva todavía cierta elasticidad. La mayoría de los pacientes tienen entre 40 y 60 años, pero también puede realizarse con éxito entre los 70 y 80 años.

Los resultados son graduales: los pacientes notan un efecto tensor moderado tras la sesión, pero debemos esperar de 2-3 meses para ver unos resultados, que serán definitivos a los 6 meses, momento en el que obtendremos el efecto máximo.

Realizamos un diagnóstico online exclusivo para usted

Más información